Ramón B. López

Maestro precursor del periodismo en Puerto Rico.

Nació el 7 de julio de 1842, en el Municipio de Cabo Roso, Puerto Rico.  Periodista y fundador del periódico La Correspondencia de Puerto Rico el 18 de diciembre de 1890.  Periódico que se ha descrito uno como el emplazador del primer momento en el firme terrero del diarismo contemporáneo de sustancia reporteril.  Se desgloso con las siguientes partes: Alerta a la notifica, Al suceso del día, A la ultima hora, Al cotidiano acontecer del interés humano, Sin prejuicio del artículo de orientación política…, del comentario esclarecedor de las cuestiones gubernativas y las reacciones populares, de la información general.

Se casó a los 26 años de edad con una joven de San German. Tuvo nueve (9) hijos bajo su matrimonio, vivió en Mayagüez y se desempeñó como comerciante.  En el 1876 perdió su casa a causa de un gran incendio, a causa de este incendio se mudó para Bayamón donde se estableció y años más tarde se mudó para Cataño.  En Bayamón se destacó como industrial donde estableció una fábrica de hielo.  Belisario celebraba tertulias literarias en su hogar.  Culmino sus ejecutorias el San Juan para su fin con el periódico.

Un ejemplo de su laboriosidad se puede ver que Don Ramón estando en su hogar resulto herido por los cascos de un proyectil durante el bombardeo de los barcos de Estados Unidos el 12 de mayo de 1898, cuenta el escritor Ángel Rivero Méndez que tan pronto Don Ramón recibió la primera ayuda se dirigió a su escritorio de La Correspondencia y redacto la primera información que se publicó sobre el bombardeo de 1898.

Uno de sus hijos, Julio López, también periodista fundo en Cataño la revista El Gato Negro.  Otro de sus hijos Víctor López lo dirigió y José Salvador y Francisco Zeno lo administraron por fin de sus actividades a mediados del siglo XX.  En este diario se le permitía procesar las opiniones políticas de sus escritores pero ante todo concentrarse en las noticias para el interés público (Historia Cronológica de Puerto Rico, Página 357.) y de esta manera se sentaron las bases del periodismo modero en Puerto Rico que despertó el interés por la prensa actual.

No fue apreciado por el Palacio de Santa Catalina (cede del gobierno) y el jefe de la Guardia Civil, quienes lo tenían siempre vigilado y en el llamado libro verde.  (A los que anotaban o eran sospechosos como enemigos o adversarios del gobierno español.)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s